PASTEL LIBANES DE NARANJA. (Lebanese orange cake)

backlit-city-dawn-256857

 

Las aceras de la población libanesa de Harissa parecían esculpidas  por los pies de los cientos de miles de peregrinos que durante años, se acercaban a orar al Santuario de Nuestra Señora del Líbano. Las estrechas aceras de piedra que llevaban a este lugar, único de culto cristiano  en un país árabe, se llenaban de lugareños de los entornos más cercanos pero también de lugares tan lejanos como Galicia, en el noroeste español.

Este era el caso de la Sargento Olaia que formaba parte del contingente español destacado en ese país de Oriente Próximo. Ella ya había hecho el Camiño de Santiago  y quería conocer este otro destino católico aprovechando la cercanía de Harissa a Beirut, donde estaba su cuartel.

Este Santuario de construyó a principios del siglo pasado y es una advocación de la Virgen de Lourdes. Tiene una pequeña Capilla a los pies de una gran estatua de bronce pintada de blanco de unas quince toneladas, en la que la Santa aparece con los brazos abiertos.

Una vez visitada Olaia buscaba un hostal donde pasar la noche, cuando le llamó la atención una vieja casa de blancas paredes con puertas y ventanas en  azul claro, que le recordó a las casas marineras gallegas.

“Maisón Compostela” 2 estrellas, rezaba un sencillo cartel sobre una especie de dosel en la puerta principal. Y entró.

Bon jour! -dijo- mientras hacía sonar el timbre de la recepción.

-¿Comment allez-vous?. -¿En qué puedo servirla? -le contestó una mujer delgada de unos treinta años, de grandes ojos negros y  cabello azabache llamada Nashwa. Mientras  anotaba los datos en su libro de registro, Olaia le preguntó por el nombre del Hostal al tiempo que le decía en su  básico francés  que ella era de ese lugar, Santiago de Compostela.

A Nashwa se le iluminaron los ojos pues su madre había hecho el camino gallego y allí había conocido a su padre mientras estaba en Santiago por negocios. También le comentó que para los habitantes de su ciudad, Compostela era una referencia espiritual de gran importancia y que muchos cristianos libaneses iban también a ver al Apóstol .

A la mañana siguiente, mientras bajaba las escaleras que circundaban una especie de patio andaluz y que llevaban al comedor, le vino un olor dulce de naranja que invadía la estancia. Sobre la mesa le esperaban café, dátiles, almendras, pan, mermeladas, manteca y un dulce muy especial que habían hecho esa misma madrugada : Un “bizcocho libanés de naranja” que al verlo, convocaba a probarlo.

Aquellas dos mujeres parecía que se conocieran de toda la vida. Con un francés sencillo, los huecos que dejaba la falta de palabras, se cubrían fácilmente con gestos miradas y expresividad.

Y así la  vieja  estancia se convertiría después y durante  muchos años, en el punto de encuentro  para las dos nuevas amigas.

 

 

PASTEL LIBANES DE NARANJA.

 

Ingredientes :

 

  • 4 huevos (L)
  • 450 gr.  de naranja .
  • 175 gr. de azúcar ( o 130 gr. de azúcar panela)
  • 200 gr. de almendra molida
  • 1 sobre de levadura en polvo.
  • 1 cucharadita de agua de azahar.

 

montaje 1

 

 

Para la decoración.

1 naranja.

100 gr. de azúcar o 50 gr. de fructosa.

Azúcar glas para espolvorear o mezclada con harina fina de maíz.

IMG_20181013_123413

 

.Elaboración

Se  cuecen las naranjas cubiertas de agua durante 1 hora aproximadamente o hasta que estén blandas. Después se sacan y se dejan enfriar un poco.

montaje 2

 

Se bate fuerte el azúcar con los huevos hasta que estén de color pajizo (en batidora de brazo de 5 velocidades, la número 4). Al tiempo se trituran el en vaso de la Minipimer las naranjas, hasta que queden en forma de pasta uniforme.

montaje 3

Se añade entonces la naranja batiendo suave, después la almendra molida con la levadura y el agua de azahar. Se mezcla todo con un batidor de alambre de abajo a arriba para que quede  integrado.

montaje 5

Se vierte en un molde de silicona o similar de unos 20 ó 24 cm (en función de que sea uno u otro, saldrá más bajo o más alto) y se hornea una  hora a 170 grados. Pasados 45 minutos podemos pinchar con una aguja para ver si está.

IMG_20181013_191008_HDR

Una vez hecho, apagamos el horno y lo dejamos diez minutos dentro. Después lo sacamos para una rejilla y dejamos que enfríe tapado con un paño.

 

Cómo hacer las naranjas confitadas :

Al  agua que  sobró de cocer las naranjas le añadimos azúcar y colocamos cuatro rodajas de naranjas, dejándolas cocer a fuego bajo hasta que estén blandas y que casi no quede líquido. Hay que tener cuidado de que no se quemen. Después reservar y dejar enfriar.

montaje 6

 

Una vez frío y desmoldado el bizcocho, se puede espolvorear con azúcar glas o mezclado con harina  fina de maíz y se decora con trozos de naranja.

 

IMG_20181014_130428_HDR

 

IMG_20181014_131800_HDR

 

IMG_20181014_131510_HDR

 

Anuncios