BIZCOCHO DE FRUTAS ESCARCHADAS.

 

 

¡Brandon, ponte algo que hace frío..! -¡No hace falta mamá, voy corriendo…!

Brandon quería hacer pronto el recado porque esa misma tarde tenía una prueba muy importante en  su equipo de Rugby. Vivía en la localidad inglesa de Banbury en el Condado de Oxfordshire  a unos treinta kilómetros al norte de la ciudad de Oxford. Esta población de unos 40.000 habitantes con sus típicas calles en cuadrícula, es conocida por el canal que la rodea y por su famosa Cruz de Banbury.

El niño de siete años  dejó atrás la plaza del Mercado donde vivía y enfiló la calle que dá acceso a la plaza del viejo ayuntamiento, ahora convertido en  centro multiusos, llevando el postre que su madre acababa de hacer y que tenía que entregar a su tía unas calles más abajo.

Había llovido y sus piernas iban más rápido que lo que el equilibrio y su vista le permitían, por lo que no vio a su profesora, la señorita Bradbury con la que chocó irremediablemente. Su  postre salió volando por el efecto de la inercia, yendo a caer a la calzada hecho migas…

Brandon  no se dio de bruces gracias a que la profesora lo enganchó por el jersey, mientras comenzaba a consolarlo al observar las primeras lágrimas en sus mejillas.

Aquel desastre ya no tenía remedio por lo que Lindsay, a modo de compensación, se ofreció a acompañarlo a casa como “justificante” de lo que había ocurrido.

Alisson, la madre, se lo tomó con guasa e invitó a la profesora a compartir un té con el otro Plumcake que había hecho.

¡Qué sabor tan extraordinario, es usted una excelente repostera!.

-No tanto ,todos mis postres los saco de un viejo libro de recetas que me dejó en herencia mi madre. -Le dijo.

-¡Qué curioso- comentó  la profesora- precisamente estoy colaborando en un trabajo sobre repostería  tradicional de la Universidad de Oxford!

Mientras las dos nuevas amigas seguían hablando de viejas recetas, Brandon cogió la bolsa de deportes y de forma sigilosa, como para no molestar, salió de casa diciendo adiós porque le esperaba una prueba muy difícil: competir con su amigo Roger por ser  “forward” (delantero) de su equipo.

 

 

BIZCOCHO DE FRUTAS ESCARCHADAS. 

 

Ingredientes.

 

2 huevos tipo L.

250 gr. Harina trigo normal + 1 cucharada.

200 gr. de frutas escarchadas o confitadas.

100 gr. de azúcar.

1,5 dl. de leche del tiempo.

100 gr. de mantequilla en pomada.

1 sobre de levadura tipo Royal.

 

MONTAJE 1

 

Modo de hacerlo.

 

Cortar en trozos pequeños la fruta escarchada, mezclar  bien con la cucharada de harina y reservar.

Encender el horno a 180º.

Batir los dos huevos con el azúcar a velocidad alta hasta  que estén muy espumosos.

img_20180324_174228_hdr.jpg

Añadirle la harina tamizada con la levadura  combinada con la leche y mezclar de forma suave de abajo a arriba.

montaje 2
Se incorpora harina y después leche.

Derretir al baño María la mantequilla hasta que esté en pomada e incorporarla poco a poco a la masa. Debe quedar una masa mas bien consistente, no líquida.

Mantequilla en pomada. Masa mezclada

Y ahora tenemos dos opciones.:

Opción 1 : Mezclar las frutas en la masa  con cuidado y verter en un molde alargado para obtener el Plumcake clásico.

img_20180318_181212_hdr.jpg

Opción 2.  Echar la masa en el molde alargado y colocar encima las frutas dándole unos golpecitos hasta que se nivelen un poco,sin hundirlas. Esta es la opción que elegí porque resulta más original.

IMG_20180324_180701

Cocer sobre durante una hora a 160º. Para saber si está hecho pinchar con una aguja o similar, si sale seco  es que ya está.

(Me parece muy recomendable usar los moldes de silicona porque no necesitan grasa ni harina y son muy fáciles de desmoldar )

 

Dejar 10 minutos en el horno, sacar y enfriar sobre rejilla con un paño por encima.

Si queremos darle brillo a las frutas, pintar aún caliente con una brocha mojada.

 

montaje 5

 

Solo queda comerlo…..!

 

 

 

 

 

 

Anuncios